Bi0film.net: ¡Resiste como las bacterias!


Bi0film.net - Taipei - Photo: Jung Hsu - Model: Brian Chang
Bi0film.net - Taipei - Photo: Jung Hsu - Model: Brian Chang

A finales de 2019 e inicios de 2020, los cierres de fronteras y las medidas de confinamiento interrumpieron abruptamente las protestas que estaban emergiendo en todo el mundo. En Hong Kong, la continuación de las protestas pro-democracia que iniciaron en 2014, las protestas contra la brutalidad policiaca en Estados Unidos, y muchas protestas en contra de la desigualdad social en diversos países de Latinoamérica. Al mismo tiempo, durante estos cerca de 20 meses, las restricciones relacionadas con la pandemia han permitido el fortalecimiento de las formas totalitarias de los gobiernos que incrementaron la desigualdad, especialmente en Latinoamérica.


Esta parálisis de las manifestaciones generalizadas, que dejó las marchas y protestas en su punto más alto, generó la necesidad de repensar y crear formas alternativas de resistencia, que quisimos estudiar en el contexto del proyecto Convergence (Convergencia) de la New Media Class, sobre las posibilidades cercanas después de la pandemia. A finales del semestre de invierno de 2020/2021, "Bi0film.net" exploró las tecnologías de los organismos vivos para este futuro cercano, en el que la continuación del estallido social, en países como Colombia, era casi inevitable.


Las bacterias, que han estado aquí mucho antes que nosotrxs, han desarrollado tecnologías maravillosas de comunicación distribuida y colaboración autoorganizada. Enormes cantidades de microorganismos pueden actuar al unísono sin ningún líder y su habilidad de comunicarse con otras especies les permite también relacionarse fácilmente, respondiendo hábilmente a cualquier situación en su entorno. Muchas de estas biotecnologías están basadas en la colaboración: la transferencia horizontal de genes, pro ejemplo, a través de la cual las bacterias comparten trozos de ADN a otras sin ser sus progenitoras; el biofilm o biopelícula como una cubierta protectora que les permite crecer sin ser detectadas, comunicarse y transportar nutrientes, entre otras cosas; e incluso la virulencia como biotecnología, la habilidad para causar enfermedades que los humanos tememos tanto.


Sin embargo, estas tecnologías de resistencia bacteriana han sido colonizadas por las narrativas militaristas que se han tomado todos nuestros espacios, incluyendo por supuesto los de las ciencia (Haraway, 1990). Los microorganismos son entendidos como enemigos, el mundo entero emprendió una “guerra en contra del enemigo invisible” - el SARS-CoV-2, el cuerpo es visto como un campo de batalla, una batalla que hoy “estamos perdiendo en contra de la resistencia bacteriana”, y el sistema inmune es una supuesta inteligencia militar, una idea que insulta la inteligencia real de lo vivo.


Bi0film.net, nuestro proyecto abierto, exalta la resistencia bacteriana en contraste con el discurso reduccionista de la guerra. Tomamos uno de los íconos del movimiento de Hong Kong, la sombrilla amarilla, y la adaptamos basándonos en un recurso libre creado por Andrew McNeil, para ser usada como una antena parabólica WIFI, que mejora las posibilidades de comunicación descentralizada. Además de cubrir, esconder y proteger a los usuarios, Bi0film.net les ayuda a comunicarse. La sombrilla puede servir como antena para un repetidor o como complemento de una canntena, usando diferentes adaptadores. Queremos facilitar la conexión a redes alternativas y, al mismo tiempo, reconocer la importancia de buscar autonomía en nuestras tecnologías de comunicación. Una necesidad que se ha hecho cada vez más evidente en las diferentes protestas, debido al uso de la censura en internet como una herramienta de represión de parte de los regímenes autoritarios.


Autoorganizarse, colaborar y comunicarse de forma descentralizada y distribuida son algunas de las maravillosas acciones de lo vivo para abrirse paso, y eso es lo que “resiste como las bacterias” significa.



Hong Kong_


En 2014, la toma de 79 días rompió el límite que todas las personas de Hong Kong podían imaginar. Pero el Movimiento de las sombrillas terminó en un fracaso, e incluso más, causó un contraataque por parte del gobierno local. El fracaso no colapsó el deseo de ganar más democracia. La estrategia de la protesta evolucionó a través del tiempo.


En 2019, una masiva protesta en contra del Acuerdo de Extradición no fue más una toma, sino que se hizo líquida como pequeñas unidades en las calles. Esta táctica a modo de guerrilla permitió que la resistencia emergiera en todas partes de la ciudad. Los ciudadanos podían cambiar sus identidades entre un lugar y otro, de trabajadores a manifestantes. Tenían el acuerdo de vestir de negro, cubrir su rostro y llevar consigo una sombrilla, para protegerse del gas pimienta y de las cámaras de la policía. Este anonimato se extendió a partir de LIHKG, un foro en una red social local, en el que la gente intercambia opiniones y organiza actividades. El proceso de toma de decisiones en los foros virtuales es totalmente descentralizado y depende de la opinión pública en ese momento. Un individuo debe ser persuasivo y debartir repetidamente, así se hace posible despertar algo de movimiento. Telegram tuvo también un rol importante. Cada individuo se sumaba hasta a 10 chats grupales, que proveían diferente información, como las actualizaciones de los reportes de las primeras líneas, el seguimiento a la policía, y la verificación de las noticias. Todos estaban al tiempo online y offline. Conectarse a una red anónima y encriptada hace posible esta comunicación descentralizada y le permite a la protesta ser fluida e impredecible.


El resultado de las protestas anti extradición no fue exitoso. Después de dos años, Hong Kong se enfrenta ahora a un gobierno más estricto. Una nueva constitución fue promulgada en respuesta a la serie de protestas. Para las personas pro-democracia, esta declaración de la propaganda “Un país, dos sistemas” ha terminado más pronto de lo que el gobierno chino prometió. Durante la pandemia, un gran número de residentes con la capacidad de emigrar, emigraron a otros países. Lxs jóvenes son muy pesimistas sobre la posibilidad de que puedan seguir luchando por democracia o libertad en el futuro.


Después de todo, la protesta en sí misma fue efectiva y las tácticas descentralizadas se convirtieron en referencia para las protestas contemporáneas. Podemos encontrar las similitudes en Burma y Tailandia, la reconocida vestimenta negra con el rostro cubierto que se vieron en las protestas. La estrategia parece haberse propagado alrededor del mundo.



Colombia_


Hoy en Colombia, después de más de cinco meses de las protestas que iniciaron en abril de 2021, y que fueron decreciendo, por supuesto, con el paso del tiempo, es claro para nosotrxs cómo la vida se abre paso a pesar de las políticas de muerte: la comunidad y las prácticas comunitarias son la fuerza detrás de esta posibilidad. Detrás de las Primeras Líneas de cada ciudad (una fuerza colectiva de jóvenes y madres, inspirada por los movimientos de Hong Kong y Chile, que protege al resto de protestantes de los ataques realizados por la policía, la policía antidisturbios, las fuerzas militares y los grupos armados ilegales o paramilitares), la comunidad co-crea esos nuevos mundos posibles a través de expresiones artísticas y culturales, cocinan en ollas comunitarias, que le permiten a las personas alimentarse mejor de lo que usualmente pueden, debido a la extrema pobreza, y médicxs, enfermerxs y otrxs profesionales de la salud atienden a los heridos y a la comunidad como voluntarios en centros de salud comunitarios. De esta forma, muchas personas se han dado cuenta de lo que pudo ser considerado antes como un tema menor: la autoorganización hace posible que la vida se de, no gracias al estado sino, en Latinoamérica, a pesar del estado, y particularmente en Colombia, a pesar de la dictadura narco paramilitar.


El rol de las artes y el diseño ha sido más que importante. Mientras el gobierno usaba horribles tácticas represivas, las calles estaban llenas de graffitis, posters, propaganda en contra del gobierno, viejos monumentos destruidos, nuevos antimonumentos hechos por las personas, bailes de carnaval en las marchas, voguing en contra de la policía, conciertos, proyecciones digitales o proyecciones mapping en los edificios, bibliotecas comunitarias nómadas, o incluso bibliotecas comunitarias y centros culturales en las estaciones de policía previamente destruidas. A través de las artes, nos preguntamos por “Otras políticas de lo Vivo”, otras posibilidades aparte de las organizaciones políticas jerárquicas y autoritarias, que por una larga experiencia, particularmente aquí en Colombia, ya sabemos que no nos funcionan.


Aunque las aplicaciones de mensajería como Telegram han sido usadas aquí también, por ejemplo para organizar espacios culturales o eventos de resistencia artística para aquellos que se quedaron en casa, las preguntas sobre comunicación descentralizada e independiente que exploramos en el proyecto Bi0film.net continúan estando abiertas. Para organizarnos mejor, no solo para las protestas, sino para encontrar alternativas a las estructuras rígidas que tenemos hasta ahora, podríamos necesitar explorar también nuestros canales de comunicación y nuestras prácticas comunitarias.


Así como la autoorganización se puede ver a nivel local, la protesta misma se volvió en cierta forma open source en una escala global. Mientras los regímenes opresores se unifican alrededor del mundo, en la deshumanización de la policía antidisturbios, por ejemplo; la resistencia se diversifica, se co-crea, y se comparte entre las diferentes regiones. Estas prácticas colaborativas, y no solo las biotecnologías creadas en los laboratorios o las tecnologías digitales, son las tecnologías de lo vivo a través de las cuales resistimos cada vez más como comunidades de organismos y menos como individuos aislados por el capitalismo. Formas de resistencia vivas, evolutivas y mutantes, a las que el diseño y las artes pueden contribuir con nuevas formas de co-crear el futuro cercano.


Ref.

L. Margulis and D. Sagan. Microcosmos. Four Billion Years of Evolution from Our Microbial Ancestors. Tusquets Editors. 1986
Donna J. Haraway – Simians, Cyborgs, and Women. The Reinvention of Nature. (1990, Routledge) – libgen.lc
Carlos Acosta. Patrones de autoorganización a diferentes escalas. 9° Encuentro de Creación - Arte y Ciencia. Suratómica. Bogotá, Colombia. 20.02.2020. https://www.suratomica.com/
Carlos Maldonado and Natalie Mezza. Anarchy and complexity. E:CO 2016 18(1): 52-73. 2016
Otras Políticas de lo Vivo. Contexto de la Red Suratómica. Mayo 2021. https://www.suratomica.com/
Andrew Mcneil. The Wifi Umbrella Ultra long range Wifi. 2018. https://www.youtube.com/watch?v=E1iv3OpeQ1g&ab_channel=andrewmcneil

__


Texto porJung Hsu y Natalia Rivera


Este texto fue publicado por primera vez en su versión en inglés en el blog Diseño y democracia de Design Transfer de la Universidad de las Artes de Berlín.

Traducción por Natalia Rivera


Revisión del texto original: Sandra Ramos